lunes, 28 de julio de 2008

Volcanes Históricos en Tenerife: los volcanes de las cumbres de Fasnia y Arafo

Canarias, y particularmente Tenerife, ha tenido una intensa vida volcánica. Los geólogos son capaces de identificar sobre el terreno, una gran canridad de signos que delatan dicha actividad. Sin embargo, y a pesar de poder comprobar el resultado de gran cantidad de erupciones, son pocas las que acontecieron durante el periodo histórico, esto quiere decir, tras la coquista de las islas Canarias por la Corona castellana. Por tanto, cuando hablamos de volcanes históricos, nos referimos a los que han entrado en erupción en los últimos 500 años. Eso nos permite acceder a información sobre dichas erupciones, ya sea a través de los testimonios directos de los testigos, o en el caso de las erupciones más recientes, gracias a las imágenes que se tomaron.

Vamos a dedicar por tanto, una entrada en el blog para cada una de estas erupciones, colocadas por orden cronológico. El primer ejemplo que tenemos, la primera erupción histórica, se produjo en el municipio de Fasnia el 31 de diciembre de 1704 (sin duda una fecha curiosa). Dicho volcan fue conocido como el de Siete Fuentes, y fue el primero de una serie de erupciones en Tenerife que marcarón un periodo de enorme actividad. El de Siete Fuentes no dejaba de ser un simple aviso de lo que estaba aun por llegar. Estuvo apenas activo durante 5 días. Sin embargo, no había pasado un día, cuando también en Fasnia se abría una nueva boca por la que la tierra empezaba a escupir fuego y piedra, este segundo volcan, muy próximo al primero, estuvo en erupción 8 días, hasta que finalmente, cesó su actividad. Sin embargo, no había terminado todo.

A penas habían transcurrido unas semanas, cuando el 2 de febrero, entraba en eurpción el conocido como volcán de Arafo. La crónicas hablan de una erupción más violenta que las anteriores por eso se señala la muerte de 16 personas, por lo que cuentan las crónicas se puede deducir que sus muertes son motivadas por ataques cardiacos, fruto probablemente, de las crisis de ansiedad. Para entenderlo hay que ponerse en el papel de aquellas personas, en apenas un mes, había visto como la tierra se habría en tres ocasiones, era como si el cielo los estuviera condenando por algún terrible pecado. Debemos tener en cuenta, como ya hemos señalado, que esta tercera erupción fue más violenta, los testigos hablan de 70 viviendas derrumbadas en Güimar y de daños también en la Orotava. Sabemos por ejemplo, que la iglesía de la Orotava se vio muy afectada, tanto que fue necesario su derribo, se volvió entonces a construir otra que es justo la que se conserva en la actualidad.

El volcán de Arafo estuvo en erupción durante 22 días. Sepultó una popular fuente en la zona, la fuente de Añavingo. Por cierto, existe una interesante leyenda sobre dicha fuente y su milagrosa recuperación. Pero eso lo dejamos para otro día, ahora algunas fotos.

Imagen actual del volcán de Arafo




Volcán de Fasnia






4 comentarios:

Maria del Cristo dijo...

¡¡ Que interesante artículo sobre los volcanes históricos!!. Enhorabuena

Adrián Díaz dijo...

Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Estimado profesor:
La fuente de Añavingo fue sepultada en 40 años después de la erupción de Las Arenas por un desprendimiento de tierras. Las coladas del volcán colmataron el Barranco de Arafo y Perdomo y cegaron numerosas fuentes, sí, pero no Añavingo.
Si tiene alguna duda, consulte la abundante bibliografía sobre Arafo.

Adrián Díaz dijo...

Pues está bien la aclaración, siempre pensé que habá sido el volcán. Es más, creo que tras ser sepultada, los vecinos Arafo llevaron al Cristo en procesión hasta el lugar, esa misma noche llovió tanto que el agua se llevó la tierra que sepultaba la fuente y el agua de la misma volvió a brotar. ¿Es así?